Robot volador de vigilancia que persigue ladrones y les hace fotos

Muchos aseguran que uno de los posibles peligros de la tecnología actual es que los gobiernos se vuelvan especialmente eficientes a la hora de vigilar al ciudadano de a pie, pero lo cierto es que lo que se está viendo es también el caso contrario, personas normales y corrientes que tienen a su disposición una amplia gama de ‘armas’ para vigilar al prójimo. Una de ellas es éste robot cuatrimotor capaz de volar para convertirse en la cámara de vigilancia más efectiva del mundo.

El robo está conectado inalámbrica a un sistema informatizado, cuando el sistema detecta a algún intruso el robot se pone en marcha para sobrevolar la zona de forma silenciosa. Unos sensores de movimiento detectan la presencia de posibles intrusos desde el aire y una cámara digital dotada de visión nocturna toma fotografías de la zona de forma inteligente. Esto incluye apuntar directamente desde el aire al sujeto en cuestión para pillarlo infraganti, perseguirlo e incluso apañárselas para tomar fotos de la matrícula en el caso de que se suba a un vehículo. En el caso de que algún intruso intente aprovechar la oscuridad de la noche para infiltrarse se encontraría con que el robot volador dispone de un par de LEDs potentes que iluminan la zona.

Las fotos que toma las envía de forma inalámbrica a un ordenador central o incluso a tu teléfono móvil de forma que estás informado de cualquier suceso al instante. Aunque el diseñador no lo indica expresamente nadie te prohíbe armar el drone con algún tipo de armamento no letal como spray de pimienta o quizás incluso algún arma taser que dispare cargas eléctricas. La empresa que los fabrica es la japonesa Secom y parece que tiene el diseño lo bastante adelantado como para lanzarlo comercialmente, aunque ni idea sobre el precio todavía. [Vía dvice]

Padre construye robot cuatrimotor para que acompañe a su hijo al colegio

Un día más, un nuevo robot que hace algún trabajo que hace prescindible al ser humano. En este caso Paul Wallich ha diseñado él solito uno de esos robots voladores dotados de cuatro motores pero en este caso para darle una utilidad realmente sorprendente: acompañar a su hijo al colegio mientras él se queda en casa.

El pequeño robot está dotado de un sistema GPS programado para perseguir un circuito que va dentro de la mochila de su hijo. Cuando el niño sale de casa el pequeño helicóptero cuatri-motor lo persigue a una distancia prudencial sin perderlo de vista. La cosa es que también integra una pequeña cámara que va capturando todo lo que ocurre alrededor del niño a vista de pájaro.

De momento el padre lo utiliza para asegurarse de que el niño llega a salvo hasta la parada del autobús que lo lleva al colegio a 400 metros de distancia de la casa y enterarse de si ocurre algún problema en el mismo instante en el que ocurre. Los problemas del invento están ahí de todas maneras. Por un lado, si alguien le quita la mochila al niño el robot seguiría siguiendo a la mochila, no al chico.

Por otro lado es algo inquietante acostumbrar a las nuevas generaciones a que estén siendo vigilados por máquinas voladoras por su seguridad, quizás este chico (cuya edad no ha trascendido) acabe sintiéndose inseguro sin este robot supervisor de la misma forma que cuando sales sin teléfono móvil sientes que te falta algo. Por otro lado, si la idea se populariza prepárate a encontrarte en una ciudad poblada por drones cuatrimotor por todas partes. [Link]