Convierte tu contraseña Wi-Fi en un código QR

Si quieres tener una red WiFi lo bastante segura entonces no te queda más remedio que recurrir a algunas medidas como utilizar una de esas contraseñas larguísimas compuestas por letras y números. Esto añade un punto extra de seguridad, pero el problema a veces es precisamente recordar ésta contraseña o compartirla con amigos o compañeros de trabajo en la oficina. Un usuario de Reddit pensó en una solución rápida: convertir su contraseña WiFi en un código QR para luego imprimirlo y colgarlo en la pared en un lugar visible:

A partir de aquí, cualquiera interesado en conectarse a la red inalámbrica solo tiene que utilizar un lector de códigos QR en su smartphone para obtener la contraseña rápidamente. Si la idea te parece lo suficientemente buena como para aplicarla en tu caso he aquí que han creado una página web donde se genera el código QR de forma automática. Simplemente accede aquí al formulario, introduce los datos y pulsa el botón ‘Generate WiFi QR Code’, luego guarda la imagen generada e imprímela.

Cadena de supermercados en China sin productos, solo imágenes y códigos QR

China se ha dado prisa en la última década para recuperar el tiempo perdido y ponerse al nivel del resto del mundo avanzado pero ya no solo se dedican a clonar aquello que ven en otros países, sino que además parece que en algunos casos dan un paso adelante. En este caso, encuentro una curiosa noticia sobre una nueva cadena de supermercados en China muy al estilo ciencia-ficción en el que los clientes no encuentran ni un solo producto en las estanterías, tan solo grandes pantallas con imágenes.

La idea es que por cada producto encuentras una o varias imágenes sobre la pantalla y un código QR, basta pasar el teléfono móvil cerca de este código para añadirlo a tu ‘carrito virtual’. Luego pagas online y al cabo de un rato tienes la compra en tu casa.

En principio la idea parece algo extraña porque en el fondo no presenta mucha diferencia con una compra online en la que ves los productos en la pantalla de tu ordenador y los compras haciendo un click con el ratón. Sin embargo, aquí se gana la ceremonia de acudir al supermercado, pasear un rato entre sus pasillos, encontrarte con el vecino, acabar comprando cosas que no pensabas comprar en un primer momento y además te evitas las colas en las cajas.

Las ventajas para el supermercado son obvias, la más destacable es que necesita menos trabajadores, no hacen falta reponedores en las estanterías, ni cajeras, solo un buen equipo de empaquetado y distribución. Lo más llamativo es que es un indicador claro de la tecnificación del gigante asiático. De momento, la cadena de supermercados va a inaugurar nada menos que 1.000 establecimientos a lo largo y ancho de China, que tiemblen las cadenas de supermercados occidentales. [Vía theregister]

Cuadros con códigos QR incluyen mensajes ocultos

Un código QR es un sistema para codificar información en forma de puntos de color en blanco/negro o barras. Seguramente los habrás visto en multitud de ocasiones impresos en las etiquetas de diferentes productos para indicar información diversa, pero en este caso alguien los ha utilizado como base para crear una ilustración que muchos considerarán como ‘obra de arte’ que colgar en la pared ¿algo puede no serlo hoy día?.

Dejando a un lado la polémica sobre la calidad estética de uno de estos códigos lo curioso es que funcionan realmente, es decir, puedes encargarlos de forma que codifiquen el texto que quieras. Luego puedes leer los códigos con un lector apropiado o con un teléfono móvil puedes leer los mensajes ocultos detrás de cada ilustración.

Los venden por precios que oscilan entre los 20 y los 300 euros según el tamaño y posiblemente sean parte de la decoración geek que muchos están buscando. Personalmente a estas alturas creo que ahorraré dinero comprando un marco para colocar alrededor de una mancha de humedad que tengo en la pared. [link]