El barco que usa todo el casco como una vela

La energía eólica está poniéndose de moda en algunas partes del mundo, pero en realidad se trata de una tecnología bastante antigua, desde siempre se utilizaron molinos de viento o barcos que se desplazaban por el mar gracias a enormes velas. Ahora esos inventos antiguos parecen haber revivido, también desde el punto de vista marítimo. Un nuevo diseño de barcos sería capaz de aprovechar el viento pero de una forma diferente a la clásica, en lugar de velas, todo el casco del barco serviría para recolectar la energía eólica.

barco-casco-vela

El nombre comercial del invento es Vindskip y está diseñado por una empresa noruega llamada Lade AS. Obviamente, lo primero que puedes pensar aquí es que la idea no tiene mucho sentido, porque si es el casco el que funciona como una vela, entonces lo lógico es pensar que el barco se movería lateralmente, sin embargo no es así.

La compañía a cargo del diseño se ha inspirado en tecnología aeroespacial y ha conseguido crear una superficie que crea una ‘sustentación aerodinámica’. El resultado es que, aunque el viento impacte lateralmente sobre el casco del barco, éste se desplaza hacia delante.

Este nuevo diseño permite ahorrar un 60% de combustible, es decir, no evita que los barcos utilicen algún tipo de motor, pero las emisiones contaminantes y el ahorro económico y energético por cada travesía es importante.

De hecho, podría incluso llegarse a un 99% de eficiencia (si no a un 100%) si sumamos otros proyectos similares como éste que intentan devolver las clásicas velas a los barcos modernos. Vía

Llega Titanic II: pondrán a flote una réplica del Titanic en el 2016

Un multimillonario va a invertir el dinero necesario para poner a flote una réplica del famoso Titanic en el año 2016, aunque todavía no se sabe si volverán a ponerle el sobrenombre de ‘insumergible’. No hace falta recordar que el famoso Titanic se hundió debido a una colisión con un iceberg en el Atlántico Norte, quizás por eso en este caso pretenden que la ruta que siga el Titanic II sea diferente: desde China hasta Nueva York.

titanic-2

El millonario en cuestión es Clive Palmer, un australiano que hizo su fortuna gracias a explotaciones mineras que suele tener de vez en cuando ideas algo excéntricas como ésta. Hace cosa de un año también expresó su interés en aportar fondos para crear un Parque Jurásico animando a científicos a avanzar en el terreno de la clonación de dinosaurios.

El Titanic II estará construído por la empresa CSC Jinling Shipyard con base en China, imagino que para reducir el coste de fabricación, aunque por otro es curioso que recrear el barco protagonista del hundimiento más famoso del mundo en unos astilleros chinos parece tentar a la suerte doblemente.

En total tendrá espacio para 2.600 pasajeros, 900 de los cuales formarán parte de la tripulación, y en este caso se asegurarán de disponer de 18 barcas motorizadas de emergencia con espacio de 150 pasajeros cada una (2.700 en total) y otras dos no motorizadas con espacio para 400 personas cada una. En total 3.500 plazas de salvamento que superan en 900 las necesarias, obviamente para no pillarse los dedos en caso de que se produzca algún incidente en alta mar. En comparación, el Titanic original solo disponía de espacio para 1.100 personas para más de 2.000 pasajeros.

La apariencia del nuevo buque imitará en detalles al original, el tamaño será aproximadamente el mismo con una diferencia de pocos centímetros de largo pero lo más curioso es que el interior también estará clonado de alguna manera. Dejando a un lado mejoras que no existían hace un siglo como la inclusión de aire acondicionado, parece que los camarotes no tendrán pantallas de TV y tampoco estará disponible acceso a Internet. Incluso tendrán listos ropajes de la época por si quieres vestirte y darte un paseo por cubierta.

Lo más llamativo de todo: en este buque también habrá diferencias para los pasajeros según paguen y habrá zonas exclusivas para clase alta. Para algunas cosas los tiempos no cambian. [LInk]

Las escuelas flotantes de Bangladesh con paneles solares

El hecho de que algunas ONG estén llevando alta tecnología a zonas del tercer mundo está dando lugar a alguna que otra paradoja. Un ejemplo son estas escuelas flotantes instaladas en barcos dotados de paneles solares. ¿Conoces algo así en el primer mundo? Seguramente no.

Los barcos-escuela en cuestión se encuentran en Bangladesh, un país que suele estar azotado por los monzones, fuertes vientos que en ocasiones provocan inundaciones en algunas zonas.

La cuestión es que cuando se produce alguna de estas inundaciones los niños tienen que dejar de ir a clase durante varios días, así que la solución pasa por estos curiosos barcos.

En la parte superior de las embarcaciones se encuentran instalados paneles solares que producen energía eléctrica durante todo el día. Esta energía se utiliza para cargar las baterías de lámparas dotadas de bombillas de bajo consumo.

Cuando acaba el horario escolar los niños utilizan estas lámparas para poder estudiar por la tarde-noche sin que sus familias tengan que gastar en electricidad. También las utilizan como forma de iluminar la vivienda y poder trabajar en sus casas consiguiendo algo de dinero extra para sus familias.

Es curioso como las nuevas tecnologías pueden ayudar a personas que viven en zonas tan deprimidas social y económicamente, pero también es curioso comprobar cómo en estos lugares acaban aprovechando este tipo de inventos de forma tan eficiente. [Fuente e imágenes designboom]


El barco de Piratas del Caribe se convierte en un ‘barco fantasma’ en la vida real

El HMS Bounty es un barco cuyo nombre quizás no te suene a nada en un primer momento, pero seguramente te sea familiar si te digo que apareció en las dos partes de la película ‘Piratas del Caribe’. Posiblemente sea uno de los pocos buques de su clase que se encuentra en activo y lo cierto es que es una belleza:

La cuestión es que el barco ha tenido un aparentemente final al más puro estilo de las películas en las que ha participado. Resulta que el ya famoso huracán Sandy que está azotando estos días la costa noreste de América ha afectado al buque.

Al parecer la tripulación del barco (incluyendo el capitán) se ha visto obligada a saltar fuera del barco a varios botes salvavidas para llegar a tierra antes de que las condiciones climatológicas empeoraran todavía más.

El destino final del barco es, por lo tanto, el abandono. Esto significa que se ha convertido oficialmente en lo que antiguamente se conocía como un barco fantasma, es decir, un barco abandonado que flota libremente a su aire sobre las aguas.

Un final bastante curioso para este barco con una historia tan cinematográfica que quizás ahora de pie a alguna que otra leyenda marina en pleno siglo XXI. [Vía BBC]

El super-yate de Steve Jobs, el barco al estilo ‘Apple’

Una de las cosas que dejó Steve Jobs a medio hacer antes de morir no tiene relación con las computadoras sino con el mundo marino. Resulta que pasó parte de sus últimos años diseñando un super-yate a medida e incluso una empresa alemana llamada Feadship comenzó a fabricarlo.

La cosa es que después de su muerte el barco siguió el proceso de construcción y al final ya está a flote en el puerto de Aalsmeer, una ciudad holandesa. Si eres geek (pro o anti Apple) quizás sientas curiosidad por echarle un vistazo al resultado final y es éste:

Según la biografía de Steve Jobs:

Se que es posible que muera y deje a Laurene (su mujer) con un barco a medio construir, pero tengo que mantenerlo, si no, es como admitir que voy a morir.

El nombre del barco es ‘Venus’ en honor a la diosa romana de la belleza, mide 80 metros de largo (ya dijimos que era un super-yate) y, como era de esperar, el exterior mantiene la esencia de Apple. Casco recubierto de aluminio con diseño minimalista, paredes de cristal en el interior de 2 metros de alto y 10 de largo alto y adivina cómo es la sala de control … básicamente el barco se maneja con una serie de iMacs de 27 pulgadas. Desde mi punto de vista tiene un aire retro-futurista bastante curioso. [Vía e imágenes theverge]

DynaRig devuelve las clásicas velas a los petroleros y cargueros actuales

Parece que los barcos cargueros o petroleros a vela están a punto de volver a surcar los mares igual que en épocas pasadas. Actualmente existen varios proyectos que llegan de Universidades y empresas de todo el mundo intentando rediseñar los grandes barcos a vela que posiblemente acaben substituyendo a los actuales.

El último de estos diseños que encuentro es DynaRig, un prototipo ideado por los británicos B9 que convierte un barco carguero en un híbrido entre los veleros clásicos y los modernos y grandes barcos metálicos de transporte actuales:

Las velas son bastante parecidas a las velas de los barcos de madera clásicos solo que en este caso están fabricadas con material especialmente optimizado y mástiles fabricados con material resistente y ultra-ligero a base de fibra de carbono. Obviamente, no necesitan de aparejos ni cuerdas típicos porque un sistema computerizado se encarga de realizar los ajustes necesarios según la fuerza y la dirección del viento.

El sistema DynaRig puede instalarse en principio sobre cualquier barco de medio o gran tamaño manteniendo los motores a gasolina para los momentos en los que no hace suficiente viento, aun así en condiciones normales supone un ahorro de más de la mitad del combustible que utilizaría un barco sin velas. El segundo efecto colateral de este invento es que es posible que las zonas portuarias volvieran a recuperar el antiguo encanto de los barcos con velas desplegadas. [Link, vía dvice]

Google rastreará la posición de cada barco en el mundo, también los militares

A veces uno se pregunta si el ‘Gran Hermano’ que todo lo ve no tendrá forma de gran G de color azul en un futuro. Si algunos ya empezaban a preocuparse por la cantidad de información que Google empieza a amasar, ahora resulta que va a dar un salto y va a entrar de lleno en el tráfico marino.

Google pagó millones de dólares para hacerse con la tecnología necesaria para localizar y controlar la posición de barcos en todo el planeta a través de una red de satélites.

Imagina aquí conocer la posición de cada barco que esté navegando por mares y océanos, saber cuál es su procedencia y su destino, incluyendo barcos civiles y mercantes pero también militares. Ya tampoco tienes escapatoria por mar.

Lo curioso es que la tecnología de Google es tan perfecta que se reunió con representantes de 50 importantes compañías navieras del mundo. El resultado es que, sorpresivamente, el sistema de Google era más eficaz a la hora de rastrear los barcos que las que ellos están utilizando actualmente.

La parte más interesante del asunto es que Google, como suele hacer, va a liberar esta información haciéndola pública, es decir, que podrás echar un vistazo al tráfico marítimo en cualquier parte del mundo desde tu ordenador de la misma forma que echas un vistazo a Google Maps.

La aplicación más clara de esta tecnología está relacionada con la seguridad, sabes dónde está cada barco en cada momento y se pueden evitar accidentes a tiempo en el caso de colisión o de que alguno se acerque demasiado a una zona peligrosa donde pueda encallar. Por otro lado, el hecho de que cualquiera pueda saber la posición de un barco militar acarrea problemas de seguridad. [Dailymail]

Blueseed: la ciudad flotante para empresas en aguas internacionales, ya se han apuntado más de 100

Blueseed (semilla azul) es el nombre oficial de lo que va a convertirse en la primera ciudad flotante instalada en aguas internacionales, es decir, independiente de cualquier país y, obviamente, de sus leyes y normas.

El hecho en sí de configurarse como una ‘ciudad flotante’ ya es lo suficientemente llamativo por lo futurista de la idea. Sin embargo, no se trata de una cuestión de querer ampliar las zonas habitadas del planeta, la idea es que esta ciudad sirva como base de operaciones de varias empresas que tendrían su sede fuera del alcance de cualquier gobierno del mundo.

La idea de crear una ciudad flotante en aguas internacionales no es nueva, pero este proyecto concretamente parece estar bastante avanzado, de hecho el número de empresas que han reservado un espacio en la ciudad flotante asciende a 133 interesadas en llevar sus actividades a alta mar, la mayoría de EEUU, India y Australia e incluso 8 españolas. En principio todas son ‘startups’ o nuevas empresas emprendedoras.

El precio para ocupar unas oficina/vivienda será de 1.600 dólares al mes y constará de un espacio donde una persona podría vivir, trabajar o ambas cosas a la vez.

En principio se planea que la ciudad flotante estará instalada a unos kilómetros de la famosa Sillicon Valley, en California (USA), pero situada a suficiente distancia mar adentro como para quedar fuera de las aguas jurisdiccionales de EEUU.

Para acceder a Blueseed podrías utilizar un ferry que ya está programado para realizar viajes diarios cuando la ciudad se inaugure o incluso podrías volar con un helicóptero y aterrizar en el helipuerto de la ciudad flotante.

Esto significa que los trabajadores de Blueseed no tendrían siquiera que vivir allí, podrían pasar la noche en Sillicon Valley u otra localidad cercana e ir cada día a trabajar ‘al extranjero’ sin necesidad de visado ni pasaporte alguno para acceder a la ciudad.

La idea oficial detrás del proyecto es la de ‘acaparar las mejores mentes tecnológicas de todo el mundo‘ y, de hecho, en sitios como ‘slashdot‘ ya lo han bautizado con el nombre de ‘el barco del amor tecnológico’, aunque parece obvio que lo más interesante aquí para más de una empresa es que, al estar en aguas internacionales, ningún inspector de hacienda o similar va a coger el ferry a Blueseed porque simplemente no entra dentro de su jurisdicción.

Según afirman, la ciudad flotante estará lista oficialmente a finales del 2.013. [Blueseed, popsci, Venture Beat]