Funcionarios chinos denuncian experimento con transgénicos en niños, el gobierno los despide

Los alimentos transgénicos siguen siendo fuente de polémica, en este caso doblemente según una noticia que llega desde China. Unos funcionarios chinos detectaron irregularidades en un proyecto secreto relacionado con arroz transgénico y procedieron a quejarse ante las autoridades. La reacción del gobierno fue: despedirlos. Lo terrible del asunto es la ‘irregularidad’ en sí misma, se estaba dando de comer los alimentos transgénicos experimentales a niños, los niños no tenían ni idea del asunto y los padres tampoco.

El proyecto en cuestión estaba diseñado para diseñar arroz dorado, una variedad que fue desarrollada hace más de una década con un color amarillento que bien podrías utilizar para cocinar paella sin necesidad de añadir azafrán. La particularidad de éste arroz es que añade un suplemento de vitamina A, uno de los nutrientes deficitarios en países tercermundista.

Los niños en cuestión estuvieron comiendo este arroz mientras que a otros les suministraron directamente píldoras con beta caroteno, un precursor de la vitamina A. Todo sin el conocimiento de los padres y, lógicamente, de los propios chicos.

Dejando a un lado la polémica con este tipo de alimentos es inquietante comprobar como alguien tiene el poder de experimentar con niños al nivel alimentario en pleno siglo XXI. Lo más curioso de todo es que el proyecto en cuestión estaba en parte fundado por el Departamento de Agricultura de EEUU y algunas empresas norteamericanas quienes quizás vieron menos problemático probar estos alimentos en niños de países externos donde el que se queja acaba, como poco, despedido. [Fuente Popsci]

Alimentos modificados genéticamente llevan a tumores, según un nuevo estudio

La polémica que suscitan los alimentos modificados genéticamente se ha ido incrementando a lo largo de los últimos años y en este terreno llega un nuevo estudio para añadir más leña al fuego. En la Universidad de Caen (Francia) han estado llevando a cabo un estudio sobre los efectos de los alimentos modificados genéticamente en un grupo de 200 ratones de laboratorio.

De todos los ratones implicados en el experimento, entre un 50% y un 80% de ellos desarrollaron tumores y cáncer en menos de un año, mientras que aquellos que fueron alimentados con otro tipo de alimentos solo desarrollaron este tipo de enfermedades en un porcentaje de un 30%. Este último punto no deja de ser curioso, porque aparentemente una alimentación no-transgénica también puede llevar a problemas de salud, aunque en una proporción mucho menor.

La investigación no solo es interesante en cuanto a sus resultados, sino en cómo se ha llevado a cabo. Por un lado, todos los experimentos se han llevado a cabo en secreto para evitar algún tipo de presiones de la industria alimenticia.

Por otro lado, la investigación ha sido financiada por dos grandes multinacionales francesas de la alimentación, Carrefour y Auchan. Parece que estas empresas se vieron salpicadas negativamente hace unos años cuando se produjo el escándalo de las ‘vacas locas’ y, en esta ocasión, no quieren volver a verse mezclados en problemas de este tipo, así que prefieren asegurarse testeando en laboratorio antes de vender ciertos productos de cara al público.

Este estudio abre la puerta a que se realicen otros nuevos que, previsiblemente, darán resultados diversos en función de quién los financie. Aun así, las conclusiones de éste concretamente son bastante inquietantes ¿confirma lo que pensabas de los alimentos transgénicos o crees que habrá otros intereses detrás? [Fuente e imágen Ubergizmo]