Esta impresora puede imprimir hamburguesas a medida, cuesta 200.000 euros

El concepto de ‘comida prefabricada’ parece que va a tener un nuevo significado en poco tiempo. Por un lado ya existe la tecnología necesaria para ‘fabricar’ carne y otros alimentos en un laboratorio a partir de un cultivo de células. Imagina aquí tomar una muestra de jamón serrano, pulsar un botón y esperar a que una máquina clone las células poco a poco hasta conseguir la cantidad deseada. Otro invento inquietántemente futurista en este mismo sentido son las impresoras de comida, básicamente impresoras 3D que en lugar de tinta utilizan como material de impresión células y productos alimenticios básicos. Concretamente, el invento del que hablamos aquí es una impresora que podría imprimir hamburguesas o aquella comida que más te guste.

impresora-3d

En lugar de imprimir textos sobre una hoja de papel o figuras tridimensionales con plástico, esta impresora dispondría de cartuchos rellenos de una substancia llamada bioink (biotinta) que está compuesta básicamente por células vivas utilizando la técnica que mencionamos anteriormente, es decir, introducen algunas células vivas en el cartucho y esperan a que se reproduzcan de forma natural. Lo único que tendrías que hacer es seleccionar la forma que más te guste, digamos una hamburguesa, y pulsar el botón de imprimir. A partir de ese momento la impresora se pone en marcha y comienza a ‘construir’ desde cero el alimento en cuestión.

Si te parece algo hasta cierto punto repulsivo quizás lo veas todavía más cuando te enteres de que la técnica que utiliza esta impresora ya se utiliza en algunos prototipos ideados para conseguir órganos para transplantes.

Lo interesante aquí es que, teóricamente, algún día puedas comerte una hamburguesa con forma de manzana o aquella que prefieras o incluso ‘algo’ con aspecto de hamburguesa pero que sabe a chocolate, por poner un par de ejemplos. Una idea genial para engañar convencer a los más pequeños de que coman pescado con forma de aquello que más les guste, aunque de hecho lo que coman ni siquiera sea pescado realmente.

La impresora se está diseñando en Alemania con un coste de más de 200.000 euros, pero no te extrañes si en pocos años puedes comprar como periférico para tu ordenador una de estas impresoras de comida caseras. La excusa de más de uno para no moverse de al lado del ordenador ni para prepararse algo para comer. Por otro lado, lo mismo te valdría para imprimirte comida como para fabricarte una oreja (usando silicona) si pierdes una tal como se ve en el vídeo de abajo a modo de demostración. [bbc, vía gizmodo]
Get Adobe Flash player

Inventan máquina infalible para adelgazar: aspira comida directamente desde tu estómago

Uno de los inventos que más se persiguen desde hace años es aquél que te permita perder peso a voluntad pero no de cualquier forma, obviamente la meta es conseguirlo sin tener que sudar realizando ejercicio físico y, por supuesto, sin dejar de comer todo aquello que te gusta. Más que nada por no alterar la sociedad consumista en la que vivimos. Este invento podría ser el candidato ideal en este sentido si no fuera porque se trata de una forma digamos ‘extrema’ de conseguirlo, aunque parece que funciona al 100%: una máquina que absorbe comida directamente desde tu estómago y la expulsa fuera de tu cuerpo. Repugnantemente efectiva.

maquina-absorbe-comida-desde-estomago

El invento funciona de esta forma, en primer lugar te implantan quirúrgicamente en tu estómago una válvula conectada a un dispositivo externo a través de un tubo. Te sientas delante de un banquete y empiezas a comer. A los 20 minutos de haber terminado el dispositivo se pone en marcha y comienza a ‘aspirar’ comida directamente desde tu estómago lanzándola fuera. Literalmente sería el equivalente a vomitar aunque sin notar efectos desagradables (al menos si no piensas lo que está ocurriendo).

Una vez que has terminado entra en funcionamiento la segunda parte. El mismo dispositivo comienza a bombear agua desde una bolsa directamente en tu estómago, de esta manera no notas ‘sensación de vacío’. Básicamente se trata de un engaño, eliminas comida y la sustituyes por agua mientras que tu cerebro mantiene la sensación de saciedad puesto que has comido hasta rebañar el plato con media barra de pan. Un psicólogo llamaría a eso bulimia que ahora parece que tiene TradeMark.

Como resultado lo que obtienes es un 30% menos de calorías por comida. De hecho ya lo han probado en voluntarios que han perdido en poco tiempo la mitad de su exceso de peso y comiendo todo aquello que querían. Otro punto curioso es que el invento llega de la mano de Dean Kamen, el mismo que inventó el Segway. [Vía popsci]

Científicos sugieren gusanos como fuente de proteínas para humanos

La población humana en el mundo no solo no para de crecer, sino que cada vez lo hace más rápido, apenas se alcanzaron los 6.000 millones de habitantes en el año 2.000 y en poco más de una década ya se cruzó la línea de los 7.000 millones. Esta progresión parece insostenible para el planeta porque, entre otras cosas, dar de comer a tanta gente es un problema importante. Para solucionarlo, unos científicos sugieren algo que a primera vista no parece muy apetecible pero aquí está, el posible alimento global para el futuro son: los gusanos.

Los investigadores pertenecen a la Universidad Wageningen en los Países Bajos y en su estudio ‘Impacto en el entorno de la producción de gusanos como fuente de proteínas para humanos’ no parece algo que te abra el apetito precisamente. En el estudio afirman que el incremento de demanda mundial de proteínas aumentará entre un 70% y 80% de aquí al 2.050, mientras que el sector de producción animal no puede mantener ese ritmo de crecimiento. La solución es, por lo tanto, recurrir a los insectos, estos que aunque no quieras proliferan en por todo el mundo, no necesitan cuidados especiales, ni crianza.

Particularmente, los gusanos de la harina son fáciles de producir, ofrecen unos niveles de proteínas muy altos y, comparativamente hablando, un kg de gusanos necesita mucha menos inversión a todos los niveles que producir un kg de pollo o de leche. Parece repugnante, aunque en muchos países del mundo comer insectos es lo más normal del mundo, quizás comiences a encontrar en no mucho tiempo algún tipo de preparado en lata de gusanos en tu supermercado más cercano o incluso algún preparado MacWorm que te sepa a ternera sin serlo igual que ya comes patatas fritas que no lo son. [Link, imagen Wikipedia]

Cadena de supermercados en China sin productos, solo imágenes y códigos QR

China se ha dado prisa en la última década para recuperar el tiempo perdido y ponerse al nivel del resto del mundo avanzado pero ya no solo se dedican a clonar aquello que ven en otros países, sino que además parece que en algunos casos dan un paso adelante. En este caso, encuentro una curiosa noticia sobre una nueva cadena de supermercados en China muy al estilo ciencia-ficción en el que los clientes no encuentran ni un solo producto en las estanterías, tan solo grandes pantallas con imágenes.

La idea es que por cada producto encuentras una o varias imágenes sobre la pantalla y un código QR, basta pasar el teléfono móvil cerca de este código para añadirlo a tu ‘carrito virtual’. Luego pagas online y al cabo de un rato tienes la compra en tu casa.

En principio la idea parece algo extraña porque en el fondo no presenta mucha diferencia con una compra online en la que ves los productos en la pantalla de tu ordenador y los compras haciendo un click con el ratón. Sin embargo, aquí se gana la ceremonia de acudir al supermercado, pasear un rato entre sus pasillos, encontrarte con el vecino, acabar comprando cosas que no pensabas comprar en un primer momento y además te evitas las colas en las cajas.

Las ventajas para el supermercado son obvias, la más destacable es que necesita menos trabajadores, no hacen falta reponedores en las estanterías, ni cajeras, solo un buen equipo de empaquetado y distribución. Lo más llamativo es que es un indicador claro de la tecnificación del gigante asiático. De momento, la cadena de supermercados va a inaugurar nada menos que 1.000 establecimientos a lo largo y ancho de China, que tiemblen las cadenas de supermercados occidentales. [Vía theregister]

Abejas francesas producen miel de color azul, verde y rojo

Todo el mundo sabe que la miel tiene un color característico, a menos que hablemos de miel que esté producida por abejas francesas, en cuyo caso es posible que la encuentres de colores azul, verde o rojo.

Resulta que los apicultores del noreste de Francia andan algo escamados porque la miel que producen sus abejas no es ‘color miel’, sino de colores bastante poco inusuales.

Esto venía ocurriendo desde agosto de este año y, según afirman, ya se ha resuelto el misterio. No tiene nada que ver con las radiaciones de los teléfonos móviles, sino con una planta de caramelos de la multinacional Mars, fabricante de los famosos caramelos M&M.

Según parece, las abejas habían estado comiendo restos que habían sido desechados de fábricas cercanas de caramelos y de ahí que la miel acabara con colores tan extraños.

Desde Mars ya han dicho que van a procesar los restos para que queden sellados adecuadamente en contenedores cerrados, pero yo me aventuro a adivinar que en realidad acaban de inventar algo nuevo que acabarás viendo comercialmente en supermercados en poco tiempo. ¿Comprarías miel de colores? Le puedes echar un vistazo en el vídeo de abajo. [Vía geekologie]

Alimentos modificados genéticamente llevan a tumores, según un nuevo estudio

La polémica que suscitan los alimentos modificados genéticamente se ha ido incrementando a lo largo de los últimos años y en este terreno llega un nuevo estudio para añadir más leña al fuego. En la Universidad de Caen (Francia) han estado llevando a cabo un estudio sobre los efectos de los alimentos modificados genéticamente en un grupo de 200 ratones de laboratorio.

De todos los ratones implicados en el experimento, entre un 50% y un 80% de ellos desarrollaron tumores y cáncer en menos de un año, mientras que aquellos que fueron alimentados con otro tipo de alimentos solo desarrollaron este tipo de enfermedades en un porcentaje de un 30%. Este último punto no deja de ser curioso, porque aparentemente una alimentación no-transgénica también puede llevar a problemas de salud, aunque en una proporción mucho menor.

La investigación no solo es interesante en cuanto a sus resultados, sino en cómo se ha llevado a cabo. Por un lado, todos los experimentos se han llevado a cabo en secreto para evitar algún tipo de presiones de la industria alimenticia.

Por otro lado, la investigación ha sido financiada por dos grandes multinacionales francesas de la alimentación, Carrefour y Auchan. Parece que estas empresas se vieron salpicadas negativamente hace unos años cuando se produjo el escándalo de las ‘vacas locas’ y, en esta ocasión, no quieren volver a verse mezclados en problemas de este tipo, así que prefieren asegurarse testeando en laboratorio antes de vender ciertos productos de cara al público.

Este estudio abre la puerta a que se realicen otros nuevos que, previsiblemente, darán resultados diversos en función de quién los financie. Aun así, las conclusiones de éste concretamente son bastante inquietantes ¿confirma lo que pensabas de los alimentos transgénicos o crees que habrá otros intereses detrás? [Fuente e imágen Ubergizmo]

Carne artificial con una impresora 3D, ¿el futuro de la cocina?

Si tienes mucho dinero para invertir y no sabes dónde uno de los campos que parecen más rentables a corto plazo es el relacionado con la comida. Al fin y al cabo puedes comprarte un coche o no, pero no puedes dejar de comer.

Un grupo de multimillonarios están realizando inversiones en este sentido aunque de una forma bastante poco convencional: conseguir una impresora 3D que imprima carne artificial. ¿En serio? Parece que sí.

Detrás del proyecto encuentras a personajes como Peter Thiel, uno de los fundadores de PayPal, quien ha comenzado invirtiendo 350.000 dólares para que el proyecto comience a tomar forma.

La idea básica está basada en dos pilares, uno de ellos en la versatilidad de las impresoras 3D actuales capaces de imprimir un zapato o incluso una casa. De hecho ya existe algún prototipo ideado para imprimir comida.

El segundo de los pilares del invento, y he aquí la novedad, es que la impresora imprimiría carne artificial mediante una técnica llamada bio-impresión que ya se utiliza en el campo de la medicina para conseguir regenerar órganos. En este caso, las bioimpresoras serían adaptadas para conseguir carne a partir de proteínas artificiales y células cultivadas en laboratorio con forma de filete o cualquier otra que prefieras.

Las posibilidades aquí parecen muchas pero igualmente se abren varios interrogantes. ¿Comerías carne artificial que salió de una impresora 3D? ¿Será sano? En cualquier caso, los más contentos serían aquellos que luchan por los derechos de los animales y por otro muchos vegetarianos quizás acabarían inmersos en un dilema. [Breakout Labs, vía Cnet, dvice]

Crean una pizza sana que puedes comer varias veces al día

Las pizzas tienen dos problemas, uno de ellos es que sus ingredientes no son demasiado sanos si piensas comerlas a menudo. El segundo es que están tan buenas que a veces no puedes resistirte a comer más de la cuenta ya sea de un solo atracón o varias veces al día cada semana.

La buena noticia para los más pizzeros es que unos científicos buenos de esos que aprovechan sus conocimientos para hacer el bien para la Humanidad han creado una pizza que podrías comer varias veces al día todos los días del año porque es sana. Personalmente les votaría para un premio Nobel.

La pizza ha sido desarrollada en la Universidad de Glasgow en el Reino Unido y está compuesta de nutrientes sanos de forma equilibrada, ese es su secreto.

Cada pizza incluye un 30% de las vitaminas y minerales que necesita una persona adulta media y sólo un tercio de las calorías, carbohidratos y proteínas. Si te fijas en la proporción justo podrías comerte tres pizzas al día para disponer aproximadamente del 100% de los nutrientes que necesitas diariamente.

Por otro lado se reduce el nivel de sal y se le añaden algunos extras vitamínicos: pimienta roja para añadir un extra de vitamina C y también extra de potasio, vitamina A y magnesio. Como curiosidad extra, para hacer más sana la base le añaden un tipo de algas a la masa que ya se utilizaba en algunas panaderías artesanas. Básicamente no es más que una pizza normal y corriente solo que los ingredientes están equilibrados para que sea sana.

Lo que no tengo claro es si en la práctica estarán tan buenas como las habituales, aunque según los científicos aseguran que sí y una encuesta que realizaron entre algunos voluntarios que la han probado aseguran que está tan buena o mejor que las pizzas congeladas que sueles encontrar en supermercados. La segunda pregunta es si el precio de venta podrá algún día ser tan bajo como para competir con las que encuentras en pizzerías actuales, con un poco de suerte quizás liberen la receta y la hagan ‘open source’. [BBC, Gizmodo]