Sistema de vigilancia predice crímenes al estilo ‘Minority Report’

Sistema de vigilancia predice crímenes al estilo ‘Minority Report’

La película Minority Report sentó un precedente futurista difícil de creer en la vida real: un sistema capaz de predecir con un alto grado de exactitud cuándo y cómo se va a producir un crimen para que la policía pueda actuar antes de que ocurra.

Un sistema como éste supondría entrar en un terreno farragoso desde el punto de vista ético pero parece que esto no supone un problema para un grupo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon que están llevando la idea al mundo real.

Más allá de hacer uso de algún tipo de ‘videntes’ capaces de visualizar el futuro al estilo cinematográfico, el sistema está basado en una serie de cámaras que captan imágenes 24 horas al día.

Estas imágenes son enviadas a un sistema informático dotado de un software especial que analiza las imágenes para intentar adivinar cuál va a ser el comportamiento de las personas y vehículos que aparecen en ellas. En caso afirmativo salta la alarma y avisa automáticamente a la policía.

La idea detrás de este ‘invento’ es que el sistema dispone de una base de datos con información sobre el comportamiento humano, por ejemplo, si viajas por una carretera sabe que cada coche tiene que realizar una serie de maniobras concretas. Si paseas por una calle existe un patrón de comportamiento que deberías seguir. En caso contrario, estarías llevando un comportamiento sospechoso que podría llevar a ‘adivinar’ cuáles son tus intenciones.

Por ejemplo, el sistema podría prever que vas a pasar con tu coche al arcén para intentar adelantar en un atasco basándose en patrones de comportamiento ‘ilegal’ que se encuentran en su base de datos. Igualmente, si dejas una maleta o mochila en un lugar durante demasiado tiempo podría predecir que no tienes buenas intenciones al respecto, aunque en el fondo no haya otra cuestión de fondo que un despiste o un mal hábito de conducción al volante.

Los puntos inquietantes en este sistema son dos. El primero de ellos es que, de instaurarse, todo el mundo estaría sujeto a unos patrones de comportamiento predeterminados. Se acabó ser original o ‘diferente’, existiría una forma reglamentaria de salir de tu casa y acudir al trabajo a menos que quisieras ser considerado como un sospechoso.

Imagina que simplemente estás nervioso mientras esperas una llamada importante, esperas la hora de una cita o acaban de darte una mala noticia. En estos casos, el sistema podría llegar a predecir (erróneamente) que vas a realizar una acción ilegal.

El segundo punto preocupante es que, en teoría, podrían llegar a interconectarse cámaras que ya están instaladas a lo largo y ancho de las ciudades. Estas cámaras configurarían una gran red de vigilancia 24 horas al día controladas por una inteligencia artificial centralizada intentando predecir dónde vas a dirigirse cada uno de los ciudadanos y si van a realizar alguna acción ilegal. [Vía Petapixel]

Esta entrada tiene un comentario

  1. Francisco

    GRAN HERMANO, a la vuelta de la esquina venden tortas.

Leave a Reply