El robot-guepardo que puede saltar y correr sigiloso a 100km/h

El robot-guepardo que puede saltar y correr sigiloso a 100km/h

El MIT se ha hecho famoso por la cantidad de inventos y desarrollos tecnológicos que salen de sus instalaciones, la mayoría de uso pacífico y constructivo, pero de vez en cuando aparecen cosas como la que traemos hoy: el robot-guepardo que parece que algún día acabará evolucionando hasta hacerse bípedo y, quizás, realizar viajes en el tiempo para acabar con algún ser humano molesto en el futuro …

robot-chita-mit

Como puedes ver en la imagen de arriba, aparentemente parece algún tipo de mascota robotizada que pudiera utilizarse como un juguete, pero en realidad es algo más sofisticado que eso. Aquí en el tec.nologia.com ya hablamos de este robot en su día, solo que en aquellos tiempos su desarrollo no estaba tan perfeccionado como hoy día.

Actualmente ya han conseguido que se mueva de una forma muy parecida a como lo haría un animal real … es capaz de correr, saltar y entrar en ‘modo sigilo’. Este modo sigilo se explica porque el motor que mueve las articulaciones de la máquina funcionan con energía eléctrica, es decir, son muy silenciosos.

Tal como afirman sus creadores desde el MIT, si este animal-robot se acercara corriendo rápìdamente hacia ti por la espalda, lo único que escucharías son sus patas golpeando sobre el suelo mientras trota, y eso es un ruido muy ligero, a la vez que inquietante.

Este tipo de nueva generación de robots no es único, también existe algún que otro prototipo similar como el Big Dog desarrollado por el DARPA.

Lo cierto es que, en principio, la idea es utilizar estas máquinas para hacer ‘el bien’, es decir, transportar material diverso e incluso seres humanos heridos en batallas, pero no es difícil imaginarlos dotados de algún tipo de armamento persiguiendo a personas. Inquietante si piensas que este guepardo-robot es capaz de alcanzar los 100km/h de forma silenciosa. Peor que Terminator.

El siguiente vídeo está en inglés, pero puedes ver al robot en acción:

Deja un comentario