Científicos descubren que puedes controlar la temperatura de tu cuerpo con tu mente

Científicos descubren que puedes controlar la temperatura de tu cuerpo con tu mente

La meditación es una técnica utilizada por muchas culturas de todo el mundo durante miles de años, pero ¿tiene algún efecto práctico real o es solo un cuento?. Unos científicos han decidido indagar qué tiene de cierto este tema investigando a unos monjes tibetanos y el resultado es bastante interesante: a través de la meditación estos monjes fueron capaces de modificar su temperatura corporal manteniéndose calientes y estimulando su sistema inmune.

monje-tibetano-meditando

Estos monjes practican una milenaria técnica yoga de meditación llamada tummo, una técnica cuya característica teórica es la de ser permitir al practicante que pueda sobrevivir a bajas temperaturas sin necesidad de abrigo. En principio, este tipo de técnicas podrían parecer como increíbles, pero científicos de la Universidad de Singapur han decidido salir de dudas a través de una serie de experimentos.

A los investigadores les fue permitido presenciar una ceremonia tibetana en una zona cercana al Himalaya. Durante esta ceremonia los monjes estuvieron practicando tummo y esto permitió a los científicos realizar un seguimiento de su temperatura corporal. Los monjes pudieron elevar su temperatura hasta los 38,3 grados, manteniéndose calientes a pesar de que la temperatura ambiente alcanzaba nada menos que los -25 grados.

No solo eso, también se descubrió que unas hojas húmedas colocadas sobre los cuerpos de los monjes acabaron totalmente secas.

El ‘truco’ de estos monjes se basa en concentrarse en su respiración y en visualizar mentalmente una llama que recorre la espina dorsal. Ahí queda eso, porque lo lógico sería pensar que esto entra de lleno en el terreno de las paraciencias y, sin embargo, parece funcionar.

Según afirman los investigadores, este descubrimiento podría llevar a técnicas que permitieran regular la temperatura del cuerpo, mejorar las defensas a infecciones y adaptarse a bajas temperaturas sin sufrir daños. Básicamente copiando las técnicas de meditación y, quizás, fabricando algún día un medicamento o droga que permita alcanzar estas ventajas sin necesidad de entrar en estado de meditación, tan solo tomando una pastilla. [Vía Sciencedaily]

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Alt+126

    Que yo sepa en situaciones de frio extremo cualquier cuerpo humano sube su temperatura un grado o dos. Al tiempo que limita la circulación de sangre por las extremidades para evitar que la sangre que se enfría en éstas acabe enfriando el tórax (o sea, los órganos vitales). El estudio o dice algo mas o me quedo igual, la verdad.

  2. Santiago

    Puede ser que mantenga TODO el cuerpo caliente. Si inconcientemente el cuerpo puede aumentar su temperatúra, debe haber alguna forma de invocar esa característica que poseemos concientemente ¿no?

Leave a Reply