Científicos demuestran que las matemáticas duelen, muchos ya sabían eso

Científicos demuestran que las matemáticas duelen, muchos ya sabían eso

Si eres de los que no se sienten nada bien cuando se encuentran delante de una ecuación matemática que tienen que resolver no te preocupes, no sólo no eres el único. Un grupo de científicos han descubierto que, para ciertas personas, las matemáticas pueden provocar ansiedad y llegar a ser tan dolorosas a nivel cerebral como quemarse la mano con una estufa, aunque tú no lo percibas así. ¿Eres uno de ellos? Sólo tienes que ver cómo te sientes ante una fórmula como la que ves abajo o si sueles sentir tensión cada vez que tienes que calcular operaciones aunque sean cotidianas, como el porcentaje del IVA que tienes que pagar cuando compras algo.

Los científicos en cuestión pertenecen a la Universidad de Chicago y realizaron un experimento basado en el hecho de que algunas personas sienten algún tipo de fobia o ansiedad cuando se ven delante de una operación matemática que tienen que resolver.

Durante el experimento trabajaron con un grupo de 28 adultos, 14 de ellos tenían ‘miedo a las matemáticas’ y los otros 14 no. Los investigadores midieron los niveles de ansiedad utilizando escáners cerebrales en todos ellos en diversas situaciones como leer un libro de matemáticas, pedirles que resolvieran fórmulas simples o entrar en un aula donde se impartían clases de matemáticas.

El escáner cerebral mostró que las personas que sufren ansiedad con las matemáticas activaban una zona en el cerebro asociada con el dolor físico, a pesar de que no había respuesta dolorosa a nivel físico mientras que los voluntarios que participaban en el experimento realizaban los cálculos matemáticos.

Una posible explicación es que el hecho en sí mismo de realizar un cálculo matemático no produce esta reacción ‘dolorosa’ en el cerebro, sino que ocurre a nivel psicológico basado en experiencias anteriores más o menos traumáticas relacionadas con las matemáticas, clases durante la época educativa, malos profesores, etc.

Aun así lo curioso es que, técnicamente, puedes decir que hay personas a quienes las matemáticas les producen ‘dolor’, aunque no sea físico.

Deja un comentario