El rayo electromagnético que detiene coches y bombas a distancia

Como en una película de James Bond, la OTAN está poniendo en marcha un sistema anti-ataques-suicidas que consiste en un rayo electromagnético. Imagina aquí que alguien quiere lanzarse en plan suicida contra un edificio con un coche cargado de explosivos, entonces alguien pulsa un botón y este arma no-letal lanza un rayo electromagnético que bloquea en vehículo, apagando su motor y deteniéndolo en seco.

Un ejemplo de uso: el rayo electromagnético es lanzado desde el coche de delante y consigue detener al vehículo que le persigue.

Un ejemplo de uso: el rayo electromagnético es lanzado desde el coche de delante y consigue detener al vehículo que le persigue.

En el vídeo de abajo puedes ver cómo se trata de un sistema realmente efectivo. En primer lugar, se consigue detener a un coche que se aproxima a un punto concreto. En un segundo ejemplo, el sistema está montado en la parte de atrás de un vehículo y es capaz de detener cualquier coche que venga detrás suya.

El dispositivo es lo suficientemente pequeño como para poder transportarlo en un maletín y también es capaz de evitar que bombas instaladas puedan detonarse a distancia inhabilitando las señales de radio cercanas.

Mencionar aquí dos cosas, una de ellas es que el dispositivo se parece sospechosamente a un condensador de Fluzo, la segunda es que este invento es en realidad muy antiguo. Si conoces la obra de Tesla, él ya afirmaba que en un futuro no habría guerras gracias a su invento, un rayo de energía capaz de detener los motores de aviones y vehículos que intentaran acercarse.

Por otro lado, quizás este invento llegue a salvar muchas vidas una vez que se utilice en la práctica, pero en realidad saltarse este sistema es tan fácil como utilizar vehículos antiguos que no lleven sistemas electrónicos a bordo. Además, es fácil imaginar que acaben siendo utilizados para otros fines, como policías deteniendo en carretera a vehículos a la fuga, las espectaculares persecuciones policíacas en las películas acabarán siendo cosa del pasado y, quizás, los coches sin sistemas electrónicos a bordo prohibidos. [Vía]

Deja un comentario