Estos auriculares se controlan con tu mente, ponen música según tu estado de ánimo

Los auriculares que puedes ver en la imagen superior tienen dos características a destacar. Una de ella es que son grandes, realmente grandes, y el segundo es que tienen la capacidad de saber cómo te sientes. Luego reproducen música adecuada según tu estado de ánimo de forma automática. El nombre oficial del producto es ‘Mico’, están fabricados en Japón e imagino que una versión definitiva comercial sería algo más pequeña y discreta. Aun así, el concepto es más que curioso. Imagina no tener que elegir qué tipo de música escuchar en cada momento, en lugar de eso un sistema informatizado decide por ti. Si estás triste comienzas a escuchar música melancólica y si estás alegre entonces te pone música más animada, aunque personalmente pienso que lo interesante sería justo lo contrario.

auriculares-controlados-mente

El fabricante del dispositivo es Neurowear, una empresa japonesa que ya dispone de otros inventos similares relacionados con la lectura de ondas cerebrales como estas curiosas orejas de gato que se mueven automáticamente según en lo que estés pensando. Lo inquietante es la idea cada vez más frecuente de que las máquinas ‘deben liberar al hombre’ de tomar decisiones y pensar por sí mismo:

Mico libera al usuario de tener que seleccionar canciones y artistas y permite encontrar nuevas canciones simplemente llevando puesto el dispositivo. El dispositivo detecta ondas cerebrales a través de un sensor en la cabeza. La aplicación hace sonar música adecuada para tu estado de ánimo.

Los auriculares se conectan de forma inalámbrica a un iPhone, que es la fuente que se utiliza para reproducir la música a través de una aplicación específica. Obviamente la aplicación también acepta trabajar en modo manual y puedes cambiar de canción agitando un poco el smartphone. Lo curioso es ver cómo la tendencia actual parece llevarnos a un mundo en el que la toma de decisiones, los procesos de cálculo mental y de ejercicio de memoria se van reduciendo y se dejan en manos de las máquinas con mayor frecuencia. Ahora ni siquiera tienes que recordar el nombre de tu canción favorita.

Deja un comentario