Los mini apartamentos de Hong-Kong vistos desde el techo [Imagen del día]

Son muchos los que se quejan sobre el problema de la vivienda y con razón, pero lo curioso es ver cómo este problema tiene una visión diferente según el lugar del mundo en el que te encuentres. Es posible que en tu ciudad la cuestión se base en el precio demasiado elevado por vivienda, mientras que en otros lugares el problema se centra en que la población se acostumbró a vivir en espacios realmente reducidos. Cuando digo reducidos significa que un estudio de 30 metros cuadrados para ellos posiblemente les parecería una pequeña mansión, sobre todo si vives en ciudades como Hong Kong.

Obviamente no es un problema que afecte a todo el mundo, pero parece que el que no dispone de cierta holgura económica acaba viviendo en apartamentos que podrías llamar ‘cajas de cerilla’. Cientos de miles de personas se ven en esa situación y para probarlo están estas imágenes que puedes ver algo más abajo. Todas están tomadas desde el techo, no tengo claro si para darle más dramatismo al asunto o porque es el único ángulo posible desde el que obtienes una visión general del mini-apartamento. Básicamente una única habitación que hace de dormitorio, oficina, comedor y sala de estar. Imagino que cuarto de baño aparte o quizás comunitario. [Vía petapixel]

mini-apartamentos-hong-kong-5

mini-apartamentos-hong-kong-4

mini-apartamentos-hong-kong-3

mini-apartamentos-hong-kong-2

mini-apartamentos-hong-kong

Comments

  1. Diego Galli says:

    Hasta que punto, el ser humano se acostumbra, da claustrofobia.

  2. Jose Providencia says:

    Esto se llama hacinamiento no le encuentro otro nombre, esto no es justificable bajo ningún parámetro, principalmente en el desarrollo mental y físico de la niñez.

  3. yo con 20-30 metros cuadrados me conformaría, no se como hace años renunciamos a ellos queriendo vivir como reyes, luego vinieron los desahucios

  4. Me recuerda al dormitorio que tenía cuando compartía piso. El mío era algo más espacioso (no mucho más) y estaba más organizadito (cierto tambien es que la cocina y el baño estaban en otras dependencias y el piso era enorme, pero dado lo poco grato de la compañía, mi habitación era mi mundo). Ahora tengo un pisito de 70 m2 y para mí es un PALACIO; realmente, no quiero más, me conformo con poder pagarlo y ser féliz. Esta pobre gente de Hong-Kong, o los que están en situaciones tan o más precarias, seguro que soñaría con un piso compartido como el que yo tuve, ojalá, la DIGNIDAD se convierta algún día en algo INNATO al ser humano, y no un derecho arrinconado tras una teoría que pocos llevan a la práctica.

  5. Y yo que me quejaba cuando rentaba cuartos cuando recien entre a la universidad.

  6. y yo que me quejo de no poder poner una mesa en el living!!!!!!! por Dios…..

Deja un comentario