He aquí que el papel podría volver a tener la importancia que ha perdido últimamente debido a los avances tecnológicos: memorias USB fabricadas con papel desechable. Imagina que tienes una cartulina en casa, la doblas por un lado y recortas por la línea de puntos como si fueras a retirar un vale o un sello. La parte pequeña y alargada que queda en la mano dispone de un conector USB y circuito con memoria interna. Fácil de usar y de manejar pero además implica un buen número de ventajas.

Por un lado este tipo de memoria USB en papel sería sencilla de guardar y de manejar. Por otro podrías añadir datos virtuales como fotografías, vídeos y demás contenidos en un documento en papel, una carta, etc. y adjuntarlos tal como cuando añades un archivo adjunto en un texto e-mail.

La empresa que está detrás de este diseño se llama Intellipaper y afirma que disponen de la tecnología suficiente no ya para ponerla a fabricar, sino para que además sea rentable económicamente. ¿Comprarías memoria USB en un papel o una cartulina? Si crees que sí puedes apoyarlos en indiegogo. [Vía dvice]

Unknown source

 

Leave a reply