Los submarinos personales son ya vehículos relativamente ‘corrientes’ al alcance de cualquiera que pueda permitirse el lujo de comprarse uno. Si buscas un poco verás que existen un buen número de empresas en todo el mundo que venden este tipo de submarinos, pero el AquaVenture SeaBird viene a cambiar la idea que tenías sobre este tipo de vehículos sub-acuáticos.

Lo interesante de este submarino que lo hace diferente a otros es que no lleva motor alguno, esto significa que no se mueve de forma autónoma, sino que necesita que un barco en la superficie lo arrastre de un lado a otro a través de un cable con las ventajas e inconvenientes que ello conlleva.

Por ejemplo, pierdes autonomía, pero puedes alcanzar velocidades realmente muy altas que dependerán del barco o lancha en la superficie al que hayas enganchado el submarino. Por este motivo la empresa lo anuncia como ‘el submarino más rápido del mundo’, aunque con trampa clara.

En cuanto al exterior es bastante curioso, se trata de un submarino con un aspecto externo que recuerda enormemente al de un clásico torpedo. En la parte superior encuentras un par de huecos donde dos pasajeros pueden acomodarse cubiertos por una campana transparente que permiten una visión clara allá donde mires mientras estás surcando las profundidades.

Sale a la venta por unos 150.000 euros, quizás algo caro para no incluir un motor propio. [Aquaventure, via gizmodo]

Unknown source

 

Leave a reply