China ha pasado en pocos años de estar aislada del resto del mundo a querer clonar todo el mundo occidental rápidamente. Este salto al mundo del capitalismo y la industrialización salvaje le está llevando a un crecimiento económico importante, pero también a un shock a varios niveles, uno de ellos el ecológico.

Como si se tratara de una película post-apocalíptica o de una señal indicando el inicio del fin de los tiempos el río Jiang a su paso por la ciudad de Luoyang se ha vuelto totalmente de un color rojo brillante.

El suceso ha sido debido a que una industria cercana no ha tenido escrúpulos a la hora de realizar un vertido ilegal de substancias al río. Las imágenes son realmente impresionantes no solo en el aspecto visual, sino porque son un indicador de los niveles de contaminación a los que se está llegando. [ntdv, dailymail]

Unknown source

 

Leave a reply